Saltar al contenido

Disfraces de carnaval

Disfraces de carnaval el complemento perfecto para fiestas de verano.

Entre las diversas festividades en las cuales los disfraces se llevan el protagonismo, los carnavales se llevan una mención especial. Y es que estos eventos anuales cobran una gran relevancia, puesto que logran cubrir las calles de color y alegría, atrayendo a la gente del lugar (y de otros lugares) a celebrar la vida por unos días. Así, en esta nota, indagaremos en los orígenes de los carnavales y su evolución hasta nuestros días.


Disfraces de carnaval



Disfraces de carnaval origen


En honor de los dioses

Se dice que los primeros carnavales se desarrollaron en las civilizaciones griega y romana, quienes organizaban celebraciones para sus dioses, Dionisio y Saturno, respectivamente, en los días de transición entre invierno y primavera. Estas incluían bailes, comida, y disfraces que personificaban a estas deidades, con los cuales la gente hacía una pausa en sus responsabilidades y se abría al descontrol por unos días. 

Acomodación

Como se sabe, en la Edad Media la iglesia católica instauró una moral represiva del placer humano y demás conductas que consideraba iban en contra de sus valores. De este modo, no es difícil imaginar que se manifestaran en contra de estas fiestas denominadas paganas. Así es como estas fiestas comenzaron a llamarse carnavales, por “carnem levare” o “quitar la carne”, y se realizaban unos días antes de la cuaresma, simbolizando un pase de permiso al descontrol por unos días hasta la llegada de las prácticas de penitencia y ayuno que caracterizan a la cuaresma.

Dispersión por el mundo

Unos siglos después, nacieron los carnavales que conocemos hoy en día: el Carnaval de Tenerife, el Carnaval de Río de Janeiro, el Carnaval de Venecia, por mencionar los más conocidos. En el de Venecia, por ejemplo, los nobles acostumbraban a usar máscaras para mezclarse con el resto de la gente, mientras que en el de Tenerife, las personas tenían el hábito de intercambiar géneros por medio de los disfraces. El Carnaval de Brasil, por otro lado, nació unos años después de la mezcla entre las costumbres europeas, locales, así como de los afrobrasileños, que dieron lugar a los bailes de samba, desfiles y disfraces que conocemos hoy en día. Así, se ha mantenido la costumbre de celebrarlos unos días antes de cuaresma, tal cual lo hacían nuestros antepasados.

La alegría del pueblo

A lo largo de la historia, los carnavales han sido una convención social para disfrutar más la vida y olvidarse de las reglas y responsabilidades por un tiempo. Estos, además, han sido enriquecidos por las tradiciones y características culturales de cada pueblo, que es lo que ha hecho a cada carnaval diferenciarse de los demás. Y tú, ¿has asistido a algún carnaval o te gustaría ir a alguno en especial?   


Más disfraces